Desanas o Tucano

DesanoDesanaWiráMimí porá son una etnia indígena nativa de las selvas de la cuenca alta del río Vaupés, especialmente en la hoya de sus afluentes, los caño Abiyú, Cucura, Timbó y Murutinga y el río Papúrí, en el departamento colombiano de Vaupés y el área aledaña en el estado de Amazonas (Brasil).

Sistema regional

Los Desano (wirá porá: “hijos del viento”) pueden ser definidos como una “fratria” patrilineal exogámica, que hace parte de un sistema regional de fratrias exogámicas diferenciadas lingüísticamente. Los Desano se casan con una persona de otra fratria o etnia, preferentemente con los Piratapuyo (”wa’í), Wanano (dehkosirú), Tucano (Nahséa) o Siriano (Seléa). Otras etnias o fratrias exogámicas, principalmente de lenguas tukano también forman parte de este sistema regional del Vaupés, basado en el intercambio matrimonial entre ellas. La fratria de los Desano está conformada por 30 “sib” o clanes patrilineales, cada uno de los cuales se considera descendiente de un antepasado y antepasada comunes

La Maloca

Cada sib ocupa una casa comunal o “maloca” (wi’í), donde viven 5 a 8 familias, unas 35 personas. Las malocas son rectangulares con un techo de dos aguas, de paja de hojas de palma, que llega casi hasta el suelo y con paredes de corteza o tablillas y, con con dos puertas, la principal o entrada mirando hacia el río y la salida al lado opuesto sólo puede ser utilizada por quienes viven allí.

La maloca se divide en cuatro secciones por un eje (gumú) que va de la entrada a la salida y tres “jaguares rojos” perpendiculares al eje, que son horcones pintados de rojo y manchas negras. Se genera así una sección masculina entre la entrada y el “jaguar centra” y una femenina entre éste y el de la salida y además las secciones de los jóvenes a la izaquierda del eje y de los mayores a la derecha.

El centro de la maloca es un lugar sagrado y allí se coloca una banca ritual para el sacerdote del sol (kamú) y el chamán o payé (ye’e). Éste aspira la resina seca de Virola spp. (vihó) y bebe yajé para comunicarse con los espíritus y lograr el control de la salud y de la cacería y las demás actividades de la gente. El sacerdote entona los cantos sagrados, presenta las ofrendas al sol y orienta los rituales, amonesta a los individuos sobre su conducta, a la vez que transmite la sabiduría y los relatos a la nueva generación.

Cosmología

Nuestro mundo está conformado por agua y tierra (selva). Alrededor, el aire se expande entre este mundo natural y el sobrenatural donde abunda la energía que controla el poder y la fuerza, los fenómenos físicos y espirituales, la vida y la fertilidad. La zona inferior del cosmos está constituida por un “río de leche” (ahpikon diá) femenino y una “tierra de leche” (ahpikon yéba) envueltos y contenidos por la “maloca de leche” (ahpikon wi’í) protegida por el colibrí, que se concibe como un útero o placenta a donde van los espíritus de los muertos.

Se considera que el Padre Sol (pagé abé) es el creador que ha originado todas las cosas (energía, aire, agua y tierra) y tiene representante, uno de los cuales es el sol diurno y otro la luna, concebida como sol nocturno. También lo representan los “personajes de los días” (êmêkóri mahsá), que rigen el tiempo e intervienen para mediar los conflictos y, los “personajes de la sangre” (diroá mahsá), que protegen a la gente y viven cerca de las malocas. Los jaguares son también delegados del sol, los sacerdotes y los payé.

Cuando una pez boréka (“trucha”) se enamoró de un hombre y cohabitó con él. Sus hijos fueron los primeros Desano, quienes se consideran protegidos por el colibrí (mimí) quien también se identifica con el viento. Al morir los Desano se convierten en colibrís. Los Desano cohabitaron con diferentes hembras y así originaron los diferentes sib. No deben casarse ni tener relaciones sexuales con mujeres desanas o cometerían incesto, lo cual tendría consecuencias catastróficas para la naturaleza y el cosmos, tal y como se dice que ocurrió cuando el sol cometió incesto con su hija. La hija del sol se describe como la transmisora de la cultura desano.

Todos los animales están sometidos al “dueño de los animales” (kêgê) que habita los cerros rocosos y los raudales, desde donde rige la proliferación de las diferentes especies. En la selva hay además espíritus, algunos de los cuales son “demonios” que causan mal, matando o enfermando a la gente.

Economía

Los Desano se conciben como cazadores y aprecian la caza como la actividad principal y propia de los hombres, que de hecho provee el 25 % de la alimentación. Dentro del sistema regional de etnias y fratrias, se concibe una división del trabajo en la que los Piratapuyo, Wanano, Tucano y Siriano se conciben como pescadores, y las mujeres de las comunidades pescadoras se consideran análogas a la pez que se unió al antepasado de todos los Desano. Otros grupos son considerados agricultores: Tuyuca, Yuruti, Carapaná, Cubeo.

Para cazar el hombre desano se prepara desde niño, aprende qué animales se pueden cazar y cuándo, cómo atraer la presa, así como un código de conducta que incluye no burlarse del animal cazado. Además antes de cazar debe abstenerse de relaciones sexuales, purificar sus armas, invocar con el payé a la hija del sol, a los dueños y espíritus para encontrar las presas y llevar amuletos. Al cazar y después de cazar debe realizar determinadas prácticas específicas. Los rituales de la primera cacería son especiales.

Tradicionalmente se cazaba con arco, flecha, cerbatana y dados con curare, actualmente se usa cada vez más la escopeta. Cazan principalmente danta (wehkê), venado (ñamá),pecarímonoslapaagutísaves diversas.

La pesca es la segunda actividad en importancia. Se practica con arco y flecha, arpones, trampas, redes y anzuelos y a veces con barbasco. Pesca y caza son abundantes en la estación seca, pero en el invierno la recolección por mujeres, hombres y niños, de frutos silvestres, miel y algunos insectos, es un complemento importante de la alimentación.

La agricultura es la actividad por excelencia de las mujeres. El hombre abre el terreno (tumba y quema), pero a la mujer corresponde la siembra, el cuidado de la chagra y la cosecha. En la chagra (po’é) crecen simultáneamente varias especies, la más notoria la yuca amarga, junto con batata (ñahpí), chonque (duktú), ñamechontaduro (eri), aguacate (uyú), guama (meré), tabaco (murú) y coca (ahpí).

El procesamiento de la yuca es cuidadosamente realizado por las mujeres que la lavan y exprimen para extraer los tóxicos, amasan el almidon y lo asan para obtener el “casabe” y la “fariña” (po’gá). La obtención de las materias primas como fibras y maderas para fabricar los artefactos para el procesamiento, así como cestas y hamacas (pû’gü), es otra actividad de los Desano, quienes mantienen su habilidad artesanal.

Lengua

El idioma desano hace parte del grupo oriental de la familia tucano.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...