La Selva Amazónica



Simulación de un ordenador de la deforestación el Brasil en el 2050

La selva amazónica es la selva más grande de la tierra y cubre aproximadamente siete millones de km² – o el equivalente a 40% del territorio sudamericano.
Se extiende por nueve países, y por lo tanto, es el abrigo que da vida y cobijo a gran parte del continente.

Gran parte del ciclo del carbono, que es crucial para la ecología del planeta y el clima, se produce en la Amazonia, por lo que se la conoce también como “los pulmones de la Tierra”.

La Amazonia es una rica fuente de biodiversidad y contiene alrededor de un cuarto de todas las especies terrestres.

Con una longitud de 6.400 km, el Amazonas es el segundo río más largo del mundo y representa una quinta parte de toda el agua fresca que desemboca en los océanos.

La Cuenca Amazónica también alberga a más de 30 millones de personas, que viven distribuidas en nueve países: Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa y Surinam.

Dos terceras partes de la población amazónica vive en Brasil y más de la mitad de ellos vive en centros urbanos.
Es un territorio que siempre ha estado habitado por comunidades muy diversas, y en la que hoy viven unos 30 millones de personas, cuyas necesidades de desarrollo compiten con la necesidad de preservar este gran pulmón planetario.

La Amazonía juega un papel crítico en la regulación del dióxido de carbono en la atmósfera, por lo que la deforestación tiene un impacto directo en el cambio climático. Y no sólo eso, además de perderse árboles capaces de “reciclar” el aire, su quema es responsable del 20% anual de las emisiones de gases con efecto invernadero a la atmósfera.

Por otra parte es el seguno área más vulnerable de la Tierra después del Ártico, aseguran los científicos. La destrucción de la selva hace que se libere más CO2 a la atmósfera, aumentando las temperaturas y lo que promueve, en un círculo vicioso, las sequías en el propio Amazonas.

Y por último la biodiversidad. En el Amazonas viven cerca del 30% de las especies del planeta. Se dice que un sólo arbusto del Amazonas contiene más especies de hormigas que toda Gran Bretaña.

Esta biodiversidad ahora afrenta los embates de la deforestación y del cambio climático.
La Amazonía desempeña un papel fundamental en el ciclo del carbono que ayuda a definir el clima del planeta.

La vegetación tropical alrededor del mundo consigue atrapar cerca de 200 mil millones de toneladas de carbono. De este total, unas 70 mil millones de toneladas son procesadas por los árboles amazónicos.

Una deforestación rápida significa que más carbono se convierte en dióxido de carbono y una vez que los bosques desaparecen, desaparece también la capacidad de absorber el carbono producido por autos, plantas energéticas y fábricas.

Se calcula que en la actualidad la Amazonia absorbe cerca del 10% de las emisiones globales de dióxido de carbono de combustibles fósiles.

Se estima también que un 20% de las emisiones anuales de gases invernadero provienen del despeje de selvas tropicales alrededor del mundo.

Según el informe Stern, sobre cambio climático, la pérdida de selvas naturales es un factor que contribuye más a las emisiones globales que el sector transporte.

El mismo documento advierte que tan sólo la destrucción de selvas en los próximos cuatro años, podría liberar en la atmósfera más carbono que todos los vuelos hechos desde el origen de la aviación hasta 2025.

Brasil, por ejemplo, está considerado entre los cinco emisores más grandes de gas tipo invernadero en el mundo. Y esto no se debe a altas emisiones provenientes de combustibles fósiles sino a la deforestación.

Alrededor del 65% de la Amazonia está en Brasil, donde vive el 13% de su población. Desde 1970 unos 700.000 km2 del Amazonas brasileño fueron arrasados.

La ganadería es la principal causa de deforestación del Amazonas en Brasil. Desde 1990, la actividad ganadera en el Amazonas se duplicó, pasando de los 26 millones a los 57 millones de cabezas de ganado.

El aumento en la producción es el resultado de la cada vez mayor demanda de las exportaciones de carne de vacuno, así como por una revalorización de la moneda brasileña, el real, que aumentó la rentabilidad del negocio animando a los ganaderos a deforestar.

Aparte de su impacto en la deforestación y contaminación del Amazonas peruano, las principales víctimas del boom petrolero serán las llamadas tribus de “no contactados”.

Se trata de comunidades que viven en una situación de aislamiento “voluntario” en zonas profundas de la selva, tanto de Perú como de Brasil, y que en los últimos tiempos han protagonizado encuentros conflictivos con los operarios de las petroleras.

El mínimo contacto con el personal de las plantas podría matar a estas poblaciones muy vulnerables a enfermedades “extrañas”.

Desde el sito web de la BBC “El dilema Amazonico” http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/specials/2008/amazonas/

2 risposte a “La Selva Amazónica

  1. Hay demasiados intereses económicos en el mundo y esto se debe a la excesiva demanda en este caso de carne por el crecimiento de la polaciòn . El hombre no ve que su bienestar propio y no le interesan los problemas que causan al ambiente .

  2. José Arturo Garcia

    Que hermoso es nuestro pais colombia.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...